Tratamiento de exposición al asbesto: tratamiento de enfermedades causadas por la exposición al asbesto

0
43

Durante los 1940 s hasta los 1980 s, el asbesto se utilizó en diversos productos y materiales de construcción, incluidos techos, azulejos, tuberías de cemento, tableros eléctricos, aislamiento de hogares y oficinas, etc. Con el tiempo, se observó que la exposición al asbesto plantea ciertos riesgos para la salud. Las fibras de asbesto pueden acumularse en los pulmones y causar cicatrices e inflamación. Esto puede conducir a problemas de salud graves que requieren métodos de tratamiento como radioterapia, quimioterapia y cirugía.

Las personas pueden estar expuestas al asbesto en sus hogares, comunidades o lugares de trabajo. Si se alteran los productos que contienen asbesto, las fibras de asbesto se liberan al aire. Cuando se inhala, estas fibras quedan atrapadas en los pulmones. A medida que se acumulan más y más fibras de asbesto, causan inflamación y cicatrización. La exposición prolongada al asbesto puede causar asbestosis, cáncer de pulmón y mesotelioma. Las personas en riesgo son aquellas involucradas en el desguace de barcos, la renovación de edificios y el desmantelamiento de todo lo que contenga asbesto, especialmente cuando no siguen los procedimientos adecuados.

Las enfermedades relacionadas con la exposición al asbesto pueden tardar 15 a 40 años en desarrollarse. La detección y el tratamiento tempranos son la única forma de contener la enfermedad.

Tratamiento de asbestosis

La asbestosis es causada por la inhalación de fibras de asbestos durante períodos prolongados de tiempo. Es una enfermedad pulmonar crónica que demora 15 a 20 años en aparecer los síntomas. Los síntomas de la asbestosis pueden incluir dificultad para respirar, tos seca constante, dificultad para respirar, dolor en el pecho, exceso de flema e hipertensión pulmonar. Las personas con asbestosis son más propensas a la neumonía y la bronquitis.

Actualmente, no existe cura para la asbestosis. Los tratamientos están disponibles para controlar los síntomas pero no la enfermedad. Sin embargo, es importante detener la exposición a las fibras de asbesto, así como al polvo, el humo y otros irritantes. Las personas que padecen esta enfermedad deben vacunarse regularmente contra la gripe y la neumonía. Cualquier infección respiratoria puede conducir fácilmente a complicaciones graves.

Tratamiento del cáncer de pulmón

La exposición a largo plazo al asbesto puede causar cáncer de pulmón. Los síntomas incluyen tos seca e irritante, dolor en el pecho, aumento en la producción de esputo, sangre mezclada con esputo e infección pulmonar.

El tratamiento para el cáncer de pulmón depende de la ubicación y el tamaño del tumor, y de cuánto se ha propagado el cáncer. La quimioterapia o la radioterapia se pueden usar para destruir las células cancerosas. Otra opción de tratamiento es la cirugía donde se puede extirpar una parte del pulmón o un pulmón completo.

Tratamiento de mesotelioma

El mesotelioma es una forma rara y mortal de cáncer de pulmón. Afecta la pleura o el revestimiento pulmonar. Puede tomar 30 a 40 años para desarrollarse. Algunos de los síntomas del mesotelioma incluyen dificultad para respirar, dificultad para respirar, dolor constante en el pecho, pérdida de peso inexplicable e hinchazón y dolor abdominal repentino e inexplicable.

Tiene el mismo tratamiento que el del cáncer de pulmón, es decir, radioterapia, quimioterapia o cirugía.

Si ha estado expuesto al asbesto en el pasado, es aconsejable que lo diagnostique un cirujano especializado en casos de exposición al asbesto. La detección temprana es su mejor protección contra las enfermedades causadas por la exposición al asbesto. Con un diagnóstico temprano y un tratamiento de exposición al asbesto, puede aumentar sus posibilidades de contener la enfermedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here