Consejos de nutrición y más para reducir el riesgo de cáncer de mama

0
55
Consejos de nutrición y más para reducir el riesgo de cáncer de mama

Septiembre es un mes especial, no solo para todos los amantes de la caída, sino también para aquellas mujeres que han sufrido, están sufriendo o conocen a alguien que padece cáncer de mama. Octubre es el Mes de la Concientización sobre el Cáncer de Mama, un mes entero designado para la campaña anual para crear conciencia sobre una enfermedad que ha cobrado la vida de tantas mujeres en todo el mundo. El cáncer de mama debe ser una preocupación para todas las mujeres, no solo para las personas que tienen antecedentes familiares de la enfermedad. Es importante conocer los factores de riesgo. La detección temprana y las medidas preventivas son clave para mantenerse libre de cáncer de mama.

Factores de riesgo

Antecedentes personales de cáncer de mama.

Antecedentes familiares de cáncer de mama (pariente de primer grado: madre, hermana, hija).

– Uso a largo plazo de la terapia de reemplazo hormonal.

-Denos senos

-Consumo de alcohol

-Obesidad

Factores que disminuyen el riesgo

-El comienzo del período menstrual a una edad más avanzada.

– Menopausia temprana

– Dar a luz a su primer hijo a una edad más temprana, amamantar a sus hijos o tener varios nacimientos

-Peso saludable

-Ejercicio regular

Señales de advertencia y síntomas

Es importante estar al tanto de cualquier cambio en sus senos. La identificación de un síntoma de cáncer de mama no significa que usted tenga cáncer, pero es una razón para visitar a su profesional de la salud para un examen. La realización regular de autoexámenes le ayudará a identificar las anomalías que se producen. Además de los autoexámenes, asegúrese de realizarse exámenes de detección regulares por un médico. Los síntomas que se deben observar en la superficie de la mama y el pezón incluyen hoyuelos, descamación, hinchazón o enrojecimiento. Alrededor del pezón, verifique si hay sensibilidad, un pezón que está invertido o girando hacia adentro, y descarga que es transparente o con sangre. Observe cambios en el tamaño o la forma del seno, como hinchazón, encogimiento o asimetría anormal. Recuerde que no es raro que sus senos varíen ligeramente en tamaño, pero si se trata de un cambio reciente, se recomienda un examen. También se pueden sentir anomalías, como bultos endurecidos debajo de la superficie de la mama, el pezón o la axila. Si bien los bultos no siempre son cancerosos, siempre deben examinarse profesionalmente.

Consejos de nutrición para reducir su riesgo

El Instituto Nacional del Cáncer sugiere las siguientes pautas para la prevención del cáncer:

-Aumentar la ingesta de frutas, verduras y cereales integrales. Estos alimentos contienen una variedad de fitoquímicos y antioxidantes que tienen beneficios comprobados para la prevención de enfermedades al bloquear la oxidación de los radicales libres en el cuerpo que causan daño a las células, incluido el daño que puede conducir al cáncer. Alimentos como el brócoli, la coliflor, el repollo, el té verde, los cítricos y las verduras de hoja verde oscura contienen todos estos nutrientes que combaten el cáncer.

-Disminuir la ingesta de grasas a menos del 30% de las calorías. Ha habido algunos estudios que sugieren que el tipo de grasa que consume puede influir en el desarrollo del cáncer de mama, pero esto sigue siendo un tema controvertido. Por lo tanto, todavía se recomienda que elija grasas más saludables, monoinsaturadas y ácidos grasos omega 3 del pescado, que se han vinculado para inhibir el crecimiento de los tumores de mama. Limite su ingesta de grasas saturadas y trans menos saludables. Estos tipos de grasas se encuentran en las carnes rojas, quesos, helados, mantequilla y productos horneados procesados, galletas y margarinas.

-Minimizar la toma de alimentos curados, encurtidos y ahumados.

-Crear un peso corporal saludable. Las mujeres obesas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Seguir las pautas anteriores para incorporar más frutas, verduras, granos enteros y grasas saludables en su dieta es la mejor manera de no solo mejorar su salud, sino también perder peso.

-Aumentar la actividad física. Existe un creciente cuerpo de evidencia que sugiere que el aumento de la actividad física en tan solo 1-2 horas por semana reduce el riesgo de cáncer de seno en un 18%. Hacerse más activo físicamente también es una forma de lograr un peso corporal saludable y mejorar la sensibilidad a la insulina de sus células (los niveles altos de insulina se han relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama).

– Beber alcohol con moderación. Según la American Cancer Society, el consumo de alcohol está claramente relacionado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Como medida de precaución, se recomienda a las mujeres que limiten el consumo de alcohol a no más de 1 bebida por día, o incluso menos si puede.

Desafortunadamente, el cáncer de seno es una enfermedad que está altamente asociada con factores de riesgo que no puede controlar y la verdad es que hay pruebas contradictorias con respecto a la asociación entre la dieta y el riesgo de cáncer de seno. Aunque la relación no está clara, lo mejor que puede hacer es comer una dieta equilibrada y nutritiva. Incluir una variedad de frutas, verduras, granos integrales y grasas saludables y mantener un estilo de vida activo es la mejor medida que puede tomar solo en la prevención del cáncer de mama, pero en la prevención de todas las enfermedades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here